La microbiología sanitaria es fundamental para la salud pública pues contempla las enfermedades que se transmiten a través de los alimentos. Estudia los microorganismos en agua y alimentos, así como los factores que determinan su sobrevivencia, crecimiento e inactividad.

La presencia de estos microrganismos depende de cómo han sido elaborados, transportados, almacenados y preparados los alimentos para su consumo.  Así, la microbiología sanitaria está contextualizada de acuerdo con las necesidades de cada país.

Esta ciencia se encarga de garantizar que los alimentos no causen daños al consumirse de manera individual o colectiva, vigilando la repercusión económica, social y sanitaria de acuerdo con su distribución. Para garantizar alimentos inocuos es importante conocer el origen de la contaminación, realizar estudios del destino final de los microorganismos y estudios epidemiológicos.

Los alimentos con mayor incidencia en brotes son: carne (incluyendo aves), pescados, mariscos, frutas y verduras; los lugares donde más brotes se presentan incluyen restaurantes, cafeterías, el hogar y escuelas. Esto debido a que las temperaturas de almacenamiento no son adecuadas, hay poca higiene, equipos contaminados y alimentos de fuente inseguras.

Si estás interesado en este tema, llama a Laboratorio Mayo, uno de los análisis que realizamos es de microbiología sanitaria.

Con información de la Revista Latinoamericana de Microbiología.